EL PROBLEMA

Una marca guatemalteca, que desde 1926 ha producido refrescos para deleitar al occidente del país, necesitaba afianzar su identidad gráfica, buscaba mostrarse diferente y seguir vendiendo sus sabores a más generaciones, sin perder a los consumidores que por tradición consumen el producto.

LA IDEA Y EL CONCEPTO

Mantener la imagen original era muy importante, pero teníamos que refrescar el concepto, actualizarlo de alguna forma.

Así que creamos este concepto gráfico para enlazar lo tradicional del logotipo con una imagen más moderna, adaptada al grupo objetivo de la región del occidente de Guatemala.

Diseñamos una línea gráfica para toda la comunicación visual de la marca en puntos de venta.

Diseñamos vallas, afiches, calendarios, stickers, etc.

Diseñamos la rotulación de todos los vehículos de reparto, promocionales y camiones repartidores